Mi viaje a Japón

Blog sobre mi experiencia en Japón

Día 24 – Ueno

Este día nos levantamos con una lluvia que no paraba, ya desde ayer estuvo lloviendo. Hoy me pudrí y decidí comprarme un paraguas en el conbini más cercano. Me costó como 8 dólares pero se puede achicar y es bastante cómodo. Ale y Misu tuvieron la suerte de encontrar paraguas en el hostel, al parecer no habían más de 2 y yo tuve que comprar uno, Nacho ya tenía uno de antes.

No hay muchas anécdotas hasta llegar al museo, solo que nos salvamos de empaparnos gracias a los paraguas aunque llovía realmente muy fuerte, quedé con las medias y las zapatillas empapadas mal.

Entramos al museo y dejamos los paraguas empapados en la entrada, en un estante medio raro con llave, muy loco. No voy a opinar mucho del museo porque yo ya estuve y si bien no me acuerdo de todo pueden ver mi post viejo en el 2009 (aunque ni recuerdo si escribí mucho jajaja).

Al principio creímos que no se podían tomar fotos, pero después nos dimos cuenta que solo eran algunas cosas las que no se podían tomar fotos así que empezamos a tomar algunas.

El museo estuvo muy bueno, muestran herramientas que utilizaban la gente que habitó la península de Corea en la antigüedad e incluso miles de años atrás y poco a poco van avanzando en la historia de Japón, pasando por los primeros años hasta la era Meiji e incluso más adelante.

También vimos un montón de estatuas antiguas muy impresionantes.

No hay mucho para decir del museo solo que es muy interesante y vale la pena visitarse, lamentablemente tres edificios del museo estaban en remodelación y no pudimos visitarlos, la mayoría hasta dentro de uno o dos años y el tercero incluso sin fecha de inauguración, así que nos perdimos muchas cosas (Yo recuerdo haber visto una momia en el 2009 que ahora no ví).

Después de salir del edificio principal del museo fuimos a otro edificio bajo la lluvia donde supuestamente estaba el restaurante, pero vimos que no había una comida que bajara de los 12 dólares así que decidimos hacer el esfuerzo de mirar este último edificio y después buscar algún lugar para comer afuera.

El último edificio (Hōryū-ji Hōmotsukan) consistía en los 319 tesoros Hōryū-ji donados al museo por la familia imperial de Japón pero realmente no valía la pena porque no tenía ni una descripción en inglés, solo había un catálogo en inglés con una breve descripción de algunas estatuas y de las demás no se podía averiguar nada.

Al salir del museo estuvimos dando una vuelta por Ueno por una calle llena de negocios, aunque la mayoría eran verdulerías y algunas farmacias, encontramos varios restaurantes pero medio antros que al final decidimos no entrar. Al llegar a una avenida vimos a nuestro Mc Donalds salvador, con Ale entramos ahí y Nacho y Misu decidieron arriesgarse a entrar en un local de sopas de fideos donde dicen que no comieron mal. (Nótese que almorzamos como a las 16:30, ya era re tarde)

Después de eso estuvimos recorriendo un poco Ueno y no vimos nada llamativo, todo era medio caro, volvimos al hostel a reencontrarnos con nuestro mejor amigo Gary (el australiano) y Takushi, un japonés con quien también estamos compartiendo habitación, al menos el japonés es copado y no jode con nada, vivió en EEUU y dice que sabe algo de español así que nos llevamos bien.

Por la noche estuvimos tomando nuevamente las famosas “Strong Zero” con Ale y Misu (y Nacho probó un poco también), bebidas alcohólicas con jugo de limón, de lima o de ciruela (este último es el más rico para mí). En un momento cae Takushi (Tacho, como le decimos en español) con unos osos de goma y nos invita a comer algunos diciendo que los trajo de Alemania o no se qué. Cuando se va le cuento a Ale que recordaba que por internet existe una “receta” de ositos de goma con vodka, básicamente tiran los ositos de goma en un vaso con vodka, los dejan en la heladera un día o dos y éstos terminan absorbiendo el vodka. Ale se entusiasma con la idea y tira dos ositos de goma en el vaso de Strong Zero sin que Tacho se diera cuenta. Nos matamos de risa, obviamente los ositos de goma no tenían sabor a nada después de terminar la bebida así que no pudimos comprobar nada, pero fue bastante divertido.

También me gustaría hacer un paréntesis para hablar de lo que hace Nacho todos los días frente a la computadora.El otro día (antes de que tuviera la notebook) estaba esperando que él terminara de hacer lo que tenía que hacer en una de las computadoras compartidas del hostel cuando noto con horror que lo único que estaba haciendo era VIENDO JUGADAS DE MESSI POR YOUTUBE (Ver la foto del link como evidencia del hecho). Lamentablemente esta práctica es muy habitual en él, de hecho juro que en este momento está haciendo eso en la computadora que se encuentra al lado mío. Misu ya ha tenido que esperar a que Nacho terminara de ver las jugadas de Messi así que sabe de lo que estoy hablando y ya le estoy empezando a agarrar odio a Messi… por favor que alguien le explique a Nacho que las computadoras son prioridad para mandar mails o mantenerse en contacto, no para ver jugadas de Messi!! Jajaja, dejando eso de lado a Nacho lo queremos como es (?).

Les dejo un link con las fotos de hoy.

6 mayo 2012 Posted by | Tokyo, Ueno | 7 comentarios

Día 23 – Akihabara

Hoy al estar anunciado lluvia decidimos ir y de compras y dedicarle nuestro primer día de shopping a Akihabara.

No hay mucho que detalar de este día, salvo que nos empapamos (salvo Nacho nuevamente, porque no nos gusta usar paraguas). Estuvimos recorriendo la calle principal y viendo todo tipo de tiendas con cosas de anime, de videojuegos, de música, en fin, no vale la pena entrar en detalle porque tampoco me acuerdo la cantidad de cosas que vimos, intenté sacarle fotos a varias tiendas pero estuve más ocupado sorprendiéndome por lo que veía que preocupándome por tomar fotos.

Entre las anécdotas más interesantes vimos un Darth Vader de tamaño real y Ale encontró una “estatua” (porque no se puede decir que era una figura al ser tan grande) de tamaño real de Kenshiro, el protagonista de un anime/manga llamado Hokuto No Ken, del cual Ale es fanático.

También vimos una Rei en tamaño real de Evangelion y un Eva, habían un montón de figuras de todo tipo, baratas, caras, chicas, grandes, etc.

Incluso entramos a un local donde la gente “alquilaba” vitrinas y colocaba figuras a la venta, entonces ibas con el que atendía la tienda (el que cobraba el alquiler de la vitrina) y le decías qué figura te interesaba y te la sacaba de la vitrina. Era como un “Mercado Libre” en cierta forma, ellos actuaban como intermediarios con los dueños de las figuras y lo mejor de todo es que no solo habían figuras, sino cualquier cosa, cds, dvds de música, películas, remeras o cualquier cosa que pueda entrar en una vitrina pequeña.

Casi al final del día entramos en un local con figuras muy sorprendentes como una de Gouki y Ryu, una de Indiana Jones (detras del de Piratas del Caribe),  Al Pacino y Che Guevara y Capitán America.

El día 24 fuimos al museo de Ueno, seguramente lo actualice mañana, 2 actualizaciones en unsolo día es mucho jajaja.

Les dejo las fotos de hoy y saludos a todos, gracias por pasarse y comentar!!

4 mayo 2012 Posted by | Akihabara, Tokyo | 8 comentarios

Día 22 – Shibuya, Harajuku, Shinjuku

La noche del día 21 pasó algo curioso. Durante la noche mientras estaba actualizando el blog se llenó el comedor de gente. Llegó una chica danesa que estaba re loca, se había puesto unas orejas de gato que se movían aunque nunca supimos si automáticamente o ella las movía con algún tipo de dispositivo. No dejaba de decir palabras pelotudas con dos japonesas más que le decían “Kawaii” (“Qué linda”) y hablar taradeces en una mezcla de inglés y japonés básico.

Al mismo tiempo había un japonés tomando unas bebidas alcohólicas saborizadas (hay de ciruela, de lima y de limón y creo que esas son todas), Misu y Ale se prendieron y le preguntaron dónde había comprado, lamentablemente no sabía mucho inglés así que usaron a otra huésped del hostel que sabía inglés como traductora. (Nos dijo que él se llamaba Yuusuke) Salieron a comprar la bebida y después volvieron a compartir unos tragos con el japonés, después de un rato de hablar con él nos dice que piensa que se le perdió la billetera, fue a la habitación a buscarla y no la encontró. Ale y Misu sabían que el japonés había ido al Seven Eleven a comprar latitas se ofrecieron para ayudarle a buscar y dijo que no se preocuparan. Finalmente decidió salir a la calle y Misu y Ale lo siguieron. Al seguirlo lo encontraron en la calle y le ofrecieron acompañarlo hasta el Seven Eleven para ver si se la había olvidado ahí pero les dijo que no se preocuparan y que volvieran al hostel. El se quedó hablando por celular con la mujer y ella llamó a la policía para informar el extravio de la billetera (de todo esto nos enteramos después, cuando volvió al hostel), al llegar a la esquina Ale y Misu decidieron doblar y caminar por los callejones hasta el Seven Eleven a escondidas para confirmar si no se había olvidado la billetera ahí. Uno de los que atendían les dijo que hablaba inglés y sí, había una billetera pero solo podía entregársela al dueño original por lo que si la querían tenían que ir a buscar a Yuusuke para que les dijera de qué color era. Después de eso fueron a buscarlo y Yuusuke no podía creerlo, cuando salieron del local él salió con un par de latitas de más que le regaló y además se inclinó en reverencia ante ellos al regresar al hostel con una reverencia llamada dogeza. Fue muy gracioso, les estaba muy agradecido realmente (además de que estaba re en pedo, esta noche lo vimos pero ya no quiso tomar más, se dedico a leer un manga y después irse a dormir a la habitación, al parecer aprendió la lección).

En fin, dejando de lado esa anécdota divertida comienzo con lo que hicimos al día siguiente. Decidimos recorrer por primera vez Tokyo ya que estábamos visitando todas las regiones de los alrededores menos Tokyo, además de que ya se nos venció el Japan Rail Pass y teníamos que empezar a pagar nuestros viajes, nos dolió mucho tener que sacar monedas de nuestro bolsillo para poder viajar cuando antes simplemente con mostrar nuestro JRPass nos dejaban pasar gratis por todas las estaciones de tren.

Ya que teníamos que empezar a pagar nuestros viajes en tren decidimos quedarnos dentro de Tokyo y visitar la región llamada Shibuya, famoso por las tiendas de ropa y moda joven. Al llegar a la estación me llamó la atención una propaganda del manga de “Gantz” y empezamos a recorrer la zona. Al salir notamos que la lluvia que había empezado cuando salimos del hostel ya se había incrementado así que íbamos de techo en techo para evitar mojarnos demasiado, Nacho como siempre precavido había traído su paraguas.

Después de hacer unas pocas cuadras llegamos a una tienda de Adidas y encontramos algunos botines muy lindos aunque no me animé a preguntar porque tengo unos pies enormes y no deben haber talle, después intentaré averiguar otro día jajaja. Al ser Adidas no había remera del Niigata como me pediste Richard así que lamentablemente no te la compré. Vimos algunas remeras de River Plate y creo que nada más de Argentina (solo Messi por todas partes, como siempre).

Al salir encontramos una tienda de Don Quijote, básicamente un edificio con varios pisos de miles de cosas, desde valijas, computadoras, juegos, maquillaje, perfumes, etc. una locura! jajaja. Estuvimos viendo un par de negocios y encontramos un Mandarake en el subsuelo de un edificio, el mismo que yo había visitado en mi anterior viaje. Tenía un montón de figuras viejas y anime en dvd y blu ray muy interesante pero al final no compramos nada.

Finalmente nos paramos en un McDonalds para almorzar, los acompañamos a Ale y a Nacho a un Book Off  donde se pasaron viendo más cds y dvds usados.

Después llegamos a una tienda llamada Condomania, tenía toda clase de condones de todo tipo, muy entretenido, acá hay fotos escrachantes de Misu y Ale entrando al local y Nacho revisando los productos, hoy se las mostré y se morían de risa.

Después de eso caminamos un montón de cuadras para llegar a Harajuku, una zona conocida por los jóvenes vestidos de manera muy extraña.

Mientras Ale y Nacho revisaban tiendas de cds y dvds, con Misu decidimos comprar un crepé dulce, muy comunes en Japón. Misu se pidió uno de banana y chocolate y yo me pedí uno que traía una porción de cheese cake, banana, chocolate y crema en el mismo local que me pedí en mi anterior viaje.Una delicia!!

Al reencontrarnos con Ale y Nacho y salir de la calle principal decidimos entrar a un Kamo Shop donde Nacho se vió una billetera del Barcelona que se quiso comprar, aunque vió que era demasiado grande para los billetes de Argentina y no le terminó de convencer (aunque después se arrepintió y hoy, después de 2 días, se la terminó comprando), también en el piso 6 encontramos un piso entero dedicado a ropa y accesorios de árbitro y Ale le dedicó una foto y también se cebó con unos botines que le gustaron pero al final no se los llevó (acá lo ven sacando cuentas).

Después entramos a caminar para llegar a Shinjuku y después de alrededor de 30 o 40 minutos caminando por calles desconocidas sin turistas (ni gente) finalmente lo logramos.

No hay mucho más que contar, en Shinjuku estuvimos revisando las tiendas cercanas, Ale y Nacho revisando dvds y cds y Misu y yo boludeando en la parte de videojuegos y quizás algo de figuras. Entramos en Yodobashi Camera, un edificio enorme con todo tipo de productos, desde juegos, cables, notebooks, camaras de fotos, filmadoras, pc de escritorio, souvenirs, incluso yukatas y kimonos, una locura!!

Finalmente regresamos al hostel y nos tiramos a dormir, esa noche no volvimos a ver a nuestro amigo Yuusuke que dijo que iba a regresar a la casa de su madre.

Sigo atrasado con el blog, espero que sepan entender que en este hostel se complica mucho mantener actualizado el blog, por suerte los últimos días no hicimos mucho así que van a ser posts cortos (espero) jajaja.

Un saludo a todos y gracias por pasarse por el blog y dejar sus comentarios!!

Les dejo el link de las fotos del día.

4 mayo 2012 Posted by | Shibuya, Tokyo | 9 comentarios

Día 21 – Nikko

Olvidé comentar que el día de ayer además de Gary nos visitó un japonés que estuvo en la cama toda la noche así que al menos no molestó (es una habitación para 6 personas).

Este día partimos hacia Ueno para encontrarnos con nuestra amiga Miki, tuvimos que tomarnos un Tren shinkansen desde Ueno hasta Utsunomiya (alrededor de 20 minutos) y finalmente la línea “Nikko” hasta su terminal (otros 30 minutos).

Miki nos comentó que hacía un año que no iba a Nikko y que la última vez fue cuando sucedió el incidente de la planta así que no habían venido muchos turistas a Japón por temor a la radioactividad.

Al llegar a Nikko después de un viaje largo en el cual Misu y Ale se la pasaron durmiendo empezamos a caminar con nuestros guías Miki y Nacho hacia los templos más famosos. Nos habían contado que en Nikko se encontraba la tumba de Ieyasu Tokugawa así que estábamos entusiasmados por poder ver un lugar tan importante históricamente.

Mientras caminábamos hacia los templos entramos a un conbini de la cadena Sunkus (no hay muchos) y encontramos la bebida Dr.Pepper pero en botella de plástico. Para los que no la conocen (como yo antes de venir acá) es una bebida parecida a la Coca Cola pero con un ligero gusto a cereza, es una delicia y a todos nos gusta!! (Nacho creo que no la probó, él es fiel a su agua saborizada, no es de tomar gaseosas). Lo curioso de esta anécdota es que nunca habíamos visto la bebida en botella de plástico así que nos llevamos una cada uno. Al regresar quisimos comprar otra pero ya se habían agotado, ya nos había pasado antes con las latitas, al parecer son muy famosas. Miki nos dijo que no sabía que todavía se seguía vendiendo esa bebida y que normalmente las bebidas en Japón cambian constantemente dependiendo de la popularidad, hay días que se lanza una nueva al mercado pero quizás dura un par de días y si no vende bien la sacan rápido, por eso siempre es mejor esperar un tiempo a que se estabilice en el mercado, no vaya a ser que te hagas fan de una bebida que al final la terminan sacando jajaja.

Después de eso seguimos caminando hasta un puente con una vista muy linda, aunque había que pagar para subirse, así que simplemente nos dedicamos a sacarle fotos de lejos, además lo mejor que tenía era verlo desde lejos, no pararse encima porque se pierde la vista tan hermosa.

Empezamos a subir unas escaleras (no sabíamos la cantidad de escalones que nos esperaban este día) hacia nuestro primer templo y vimos una fuente muy linda de un dragón con una estatua encima, aparentemente del fundador de uno de los templos.

Llegamos hasta la boletería y tuvimos que pagar para nuestro primer templo, aunque en realidad nos cobraron por 4 o 5 (no recuerdo bien) templos seguidos, era una entrada que valía para todos.

No tengo muchas fotos del interior de los templos porque no se permitían fotos de los interiores así que tendrán que imaginárselos.

El primer templo tenía unas estatuas enormes de Buda y a pesar de que se encontraba en remodelación (por eso no tengo una foto del frente, porque era un cartón gigante) el interior era muy tradicional hecho de madera y repleto de estatuas y dioses. Había un dios para cada año chino (para los nacidos en el año del perro, de la rata, de la vaca, etc.) y se suponía que si le dejabas algunas monedas al dios del año de tu nacimiento ibas a tener suerte aunque obviamente optamos nuevamente por el dinero en vez de la suerte y nos dedicamos simplemente a observar.

Al salir seguimos avanzando (y subiendo escaleras) y llegamos a ver una pagoda de varios pisos donde Nacho se tomó una foto. Entramos en una zona con construcciones antiguas con colores dorados, negros y rojos, muy lindas visualmente. Se respiraba un aire muy tradicional al estar rodeado con tanta historia, aunque de vez en cuando volvíamos a tierra al ver la cantidad de gente que estaba caminando de acá para allá.

Después de eso observamos a los monos que no hablan, no ven y no escuchan, personalmente no sabía que era una historia oriental y que se remontaba a la época antigua de Japón particularmente.

Entramos en dos templos donde tuvimos que hacer una fila de unos 10 minutos. En uno el sacerdote nos explicó que era un sitio donde se juntaban los shogunes del antiguo Japón a rezar y tenía grabados de artistas famosos por todas partes. El otro templo tenía un dibujo de un dragón enorme en el techo y el sacerdote (otro diferente al anterior) nos explicó que al golpear dos palos de madera debajo de la cabeza se podía escuchar resonar un eco el cual se dice que es el lamento del dragón y que de alguna extraña razón le trae suerte a todos los que se encuentren en allí.

Al salir de los templos vimos la entrada a la tumba de Ieyasu Tokugawa pero al parecer no estaba incluida en las entradas que habíamos pagado al comienzo y además había que escalar unos 600 escalones según Miki así que primero decidimos detenernos para almorzar ya que nos moríamos de hambre.

Nos sentamos a comer algunas porquerías (sandwiches, ensalada, etc.) y Miki compró unos dulces japoneses llamados “dango” de tres sabores diferentes. Yo solo me atreví a probar 2 ya que Misu y Ale me dijeron que el tercero era incluso menos dulce que los otros dos que ya de por sí me habían parecido poco dulces. Es muy difícil describir expresamente el sabor de los dulces llamados dangos así que ya les contaremos entre los 4 cuando estemos en Argentina, seguramente podremos tratar de ponerlo en palabras. Básicamente, a nadie le disgustó, pero tampoco no es algo que compraríamos jajaja.

Después de comer continuamos nuestra marcha, aunque Ale se quedó con las ganas de visitar la tumba de Ieyasu, quizás regresemos algún otro día.

Seguimos viendo algunos templos y guardianes y finalmente decidimos emprender el descenso y nuestro regreso.

En el interín Nacho entró en toda tienda que pudo para comprar recuerdos de Nikko aunque no pudo conseguir imanes (tiene la manía de comprar un imán en cada sitio que visita para poner en la heladera), pero compró un cuadro enorme que nos sorprendimos al verlo, aparentemente según él estaba barato.

En esa tienda el dueño le habló a Miki y le comentó de un festival (que yo ya había leído en nuestro guía de Lonely Planet) en el que se practica arco y flecha sobre caballo, suena muy interesante pero es a fines de Mayo y ya no estaremos por acá, quizás para nuestro regreso algún otro año.

Mientras regresábamos vimos una tienda de antigüedades donde Ale se enamoró de la figura de una geisha que no salía tan cara y era enorme!! Aunque justamente por esta razón no pudo comprarla porque no tenía donde llevarla y se quedó con muchas ganas de llevársela.

Al salir y caminar unos metros vimos una réplica de un tazón enorme de arroz y una explicación de un extraño festival en el que los sacerdotes son “obligados” a terminar un plato enorme de arroz por algún extraño motivo que no pudimos descifrar. Eso generó la enumeración de otros extraños festivales que existen en el mundo y surgió el de la tomatina y otro que Miki no pudo describir con mucho detalle, aparentemente era en México y alguien o algo se ataba a cosas que volaban por los cielos, por lo que entendimos eran niños pero asumimos que era algo imposible.

Al llegar a la estación del shinkansen vimos con sorpresa un shinkansen enorme que iba unido a otro. Básicamente van juntos como “amarrados” hasta cierto punto donde finalmente se separan y siguen rumbos diferentes, muy interesante y útil!!

También con la ayuda de Miki filmé un shinkansen al pasar por la estación sin frenar, no saben el ruido y la velocidad con la que pasan esas cosas, el video no le hace justicia a la realidad.

Finalmente nos despedimos de Miki con la promesa de encontrarnos nuevamente algún día antes de regresar a Argentina.

Les dejo un link con las fotos de este día.

Estoy un poco desactualizado con el blog, me están faltando 2 días todavía por actualizar voy a ver si mañana puedo ponerme al día, les dejo un saludo a todos y gracias por pasarse!!

2 mayo 2012 Posted by | Nikko | 10 comentarios

Día 20 – Yokohama

Voy a hacer un pequeño paréntesis para comentar un poco cómo es nuestro hostel actual.

Las camas son realmente duras, las almohadas son chicas y parecen rellenas de arroz o algo así, la de Ale venía con poco relleno y le resultó completamente incómoda, pero la mía venía completamente llena y era como una piedra, realmente me dolía el cuello al despertarme. Nos molestó tanto que decidimos comprar una almohada (se lo dije yo a Ale y me dijo que pensó lo mismo, cuando se lo comentamos a Misu él dijo que también había pensado en comprar una almohada y hasta Nacho confirmó que él también). El baño es grande y hay uno por piso. Hay una pequeña cocina pero hasta el momento fue suficiente. Hay varias duchas así que siempre que queremos bañarnos hay lugar sin problemas, pero no hay shampoo ni jabón (cuando en los demás hostels siempre hubo). El comedor compartido está bien, aunque hay solo 2 computadoras para utilizar por lo cual casi siempre está ocupado, aunque yo tengo la notebook así que por eso no me hago problema. También nos obligan a salir desde las 11 hasta las 16 porque tienen que “limpiar” y si te quedas te cobran 10 dólares cada 15 minutos (dudo que lo hagan, pero aseguran que sí).

En síntesis, el mayor problema del hostel es que tenemos que compartir con 2 personas más, pero también tiene otros problemas.

Este día habíamos quedado en encontrarnos con dos amigos míos (Sebastián y Mariana) en Yokohama alrededor de las 14 hs. como tuvimos que salir antes de las 11 por órdenes de nuestro nuevo hostel fuimos antes a Shinagawa a hacer un poco de tiempo. Lamentablemente no vimos nada raro, nos sorprendimos por una máquina automática que era simplemente un LCD touch y podías elegir tocando la pantalla la bebida que querías tomar (previamente habiendo insertado el dinero de la bebida) y después vimos oficinas por todas partes, pero al ser Domingo no había nadie por la calle, solo nos saludaron unos japoneses que estaban cruzando un puente y nos dijeron “Haro” (Hello). Después de perder algo de tiempo en Shinagawa decidimos seguir nuestro viaje hasta Yokohama donde nos encontramos con Sebas y Mariana.

Estuvimos recorriendo un poco una pequeña muestra de Nissan donde habían varios autos último modelo y algunos eléctricos que se planean para el futuro. Sebas nos habló de uno que se puede cargar mientras está en la casa y comparte la electricidad con la casa, cuando salis de la casa con el auto se corta la luz en la casa para ahorrar la energía y no desperdiciarla. Finalmente al volver a casa el auto transfiere la electricidad a la casa para que pueda volver a funcionar. En el museo se podían subir a los autos así que Nacho no se perdió la oportunidad y se subió a uno.

Después Sebastián y Mariana nos guiaron un poco por la ciudad que estaba llena de gente, vimos varios negocios de variedades, uno de ropa deportiva e incluso un acto en la calle donde estaba lleno de gente observando y lo unico que hacían era lo mismo que los que están en las esquinas en Buenos Aires, malabares con palos de fuego, pero para los japoneses era algo sorprendente realmente y todos gritaban sorprendidos. También vimos una trompa de elefante gigante al que aparentemente le estaban dando una manzana, o algo así.

Mientras caminábamos Sebas nos contó que en Yokohama se vende una bebida llamada “mate cha” con una propaganda bastante extraña (Básicamente dice que es para las personas que beben mucho, comen mucho y bailan mucho y que ayuda a bajar las calorías, ese es el estereotipo que tienen de los latinos). En teoría es una bebida hecha de mate, pero al final no nos atrevimos a probarla, quisimos probarla pero no volvimos caminando por el mismo lugar donde estaba la máquina que vende la bebida así que nos quedó pendiente probarla.

Con nuestro guía Sebas llegamos a un muelle de madera donde se podía apreciar bastante la vista y después decidimos ir hacia las canchas de Captain Tsubasa (Conocido en Argentina como “Los Super Campeones“) que habíamos conocido en el blog de nuestra amiga Miki. Mientras nos dirigíamos hacia las canchas vimos un parque con un montón de gladiolos que habían plantado hace poco, tuvimos suerte porque seguramente no durarán mucho florecidos.

Finalmente después de caminar un montón y hablar con Sebas y Mariana de su experiencia viviendo en Japón llegamos al famoso café de Tsubasa.

Las canchas eran medio una porquería y nos enteramos que salía unos 12 dólares por persona mas o menos para jugar 5 contra 5 así que realmente no valía la pena. Adentro del café había una remera supuestamente manchada con barro y gastada que fue utilizada en algún episodio del anime, aunque no recuerdo en qué parte. En fin, fue interesante pero tampoco era algo que valiera la pena demasiado, al menos podemos decir que estuvimos en el café.

Después de eso nos encontramos con Miki mientras Sebas fue a un cajero para devolvernos la plata que le habíamos enviado para que comprase las entradas para el recital de L’arc en ciel (que al final compramos por internet).

Finalmente nos separamos de Sebas y Mariana (ya les contaremos personalmente todo lo que hablamos con ellos) dejándoles una caja de doce alfajores “Cachafaz Mousse” y seguimos caminando un poco por la zona con Miki.

Pasamos por una tienda llena de artículos de Ghibli y otra de Shounen Jump donde vendían todo tipo de artículos de series como One Piece, Dragon Ball, Bleach y varias más. En frente de estos dos locales había un local llamado “Pokemon Center” aunque no fuimos (a nadie le interesa Pokemon).

Miki nos llevó a un cartel donde figuraban todos los restaurantes del “shopping” y decidimos ir a uno donde se servía comida tradicional japonesa ya que Ale quería probar el arroz frito (Chaw Fan, aunque en realidad es chino, pero bueno, es una receta adaptada a Japón).

No recuerdo exactamente qué comió cada uno, (yo pedí katsu carry, arroz con curry y cerdo rebozado) y pedimos un vaso de cerveza cada uno (excepto Nacho).

Estuvimos hablando con Miki sobre nuestro viaje por Japón, nos avisaron que podíamos pedir postre porque ya estaban cerrando y finalmente salimos y Miki nos invitó un café muy rico en una cafetería. El que servía el café hacía dibujos manualmente echándole leche al café y le quedaban muy bien!!! A mí me dibujó una pluma (Ale o Misu, no recuerdo quién, dijo que se parecía más a una flor). También nos causó gracia que al ser una cafetería italiana en el menú las bebidas alcohólicas estaban categorizadas como “Birra“.

Finalmente después del café partimos y Miki se ofreció para acompañarnos al día siguiente a Nikko (o a donde fuéramos, todavía no lo habíamos decidido del todo) y nos mandó un mail con el tren que podíamos tomar para encontrarnos y partir así que quedamos en encontrarnos en Ueno, una genia!!

Así que les dejo un link con las fotos de este día.

Por último al día siguiente fuimos a Nikko con nuestra amiga Miki, mañana si puedo lo actualizo, les dejo un abrazo grande!!

1 mayo 2012 Posted by | Yokohama | 10 comentarios

Día 19 – Osaka y Tokyo

Disculpen por la demora en las actualizaciones, esta semana llegamos a un hostel en el que compartimos habitación con otra persona insoportable con el ruido y las luces así que no pude usar la notebook, hoy me pudrí y me vine para el comedor compartido que está lleno de gente y me cortan la inspiración, es muy molesto tener que escribir mientras todos gritan en la misma habitación. Espero poder encontrar otra solución a este tema porque es muy molesto.

Dejando de lado eso, les cuento como fue el día 19. Nos levantamos en el Mikado con las valijas sin abrir ya que nos íbamos ese mismo día, bajamos a desayunar y uno de los que atendían nos pidió que le entregásemos las llaves (nos daban una por persona) le dijimos que todavía teníamos las valijas en la habitación porque eran las 10 y el check out era a las 11 y nos dijo que no, que el check out era a las 10, así que tuvimos que subir a buscar las valijas y bajarlas, de todas maneras ya teníamos todo preparado así que no hubo problemas. Se las dejamos en recepción mientras se hacían las 16:10 cuando teníamos que salir al shinkansen para comenzar la última etapa de nuestro viaje hacia Tokyo.

Antes de irnos les regalamos a los dueños del local dos alfajores Havanna (uno blanco y uno negro), la chica que atendía empezó a comerlo y aparentemente le gustó, el chico comió un poco del alfajor blanco pero como que no le pareció muy sabroso, aunque le advertimos que era muy dulce para los estándares japoneses (los dulces tradicionales en Japón no son tan dulces generalmente, de hecho hoy nos reencontramos con Miki y nos contó que todavía le queda parte del alfajor que le regalamos en los primeros días y lo come de a poco).

Nacho decidió irse a Matsumoto por su cuenta llevando su valija, le dijimos que no iba a ser fácil encontrar donde dejar la valija mientras recorría el castillo pero nos dijo que había leído que algunos hoteles te guardaban las valijas mientras recorrías la zona por un precio. Después nos enteramos que quiso hacer eso y cuando entró al hotel los que atendían le ofrecían guardar las valijas sin cobrarle nada, así que al final las dejó en un hotel que nunca fuimos y gratis!

Nosotros por nuestro lado con Misu y Ale salimos a recorrer por última vez las calles de Osaka, estuvimos viendo varios negocios, encontré una sede de “Cospa” en Osaka donde ví mucho merchandising de anime que me interesó, como remeras y accesorios para celulares y notebooks. Me compré una remera y unos stickers, seguramente me compre algo más en  la sede de Cospa de Akihabara.

Después de recorrer varias cuadras preguntándonos donde comer terminamos trayendo comida desde el Lawson al hotel Mikado. Cuando estábamos terminando de comer y empezábamos a hacer tiempo le pedimos a uno de los dueños del hostel Mikado que nos imprima unos boletos para el recital de L’arc en ciel, nos trae las impresiones y nos dice: “No les cobro nada, pero déjenme que les saco una foto”, así que accedimos y salimos al frente del hostel y nos sacó una foto a Misu, Ale y a mí abrazados en el frente del hostel. Todavía no vimos que la haya subido al facebook o a la página principal pero nos pidió permiso para subirla a internet así que en cualquier momento aparecemos en la página del hostel!! Realmente vale la pena el hostel es el mejor que tuvimos sin lugar a dudas (lo puedo asegurar ahora que estamos en el último hostel de nuestro viaje) tanto por el precio como por las facilidades y los servicios que ofrecía.

Viajamos en shinkansen en un viaje de alrededor de 3 horas con nuestras valijas, cuando subimos al shinkansen tuvimos que dejar las valijas en la parte trasera del vagón, como siempre lo hacíamos, hasta que vino un italiano y nos dijo que un guarda estaba preguntando de quién eran esas valijas. No entendimos muy bien la razón (supongo que porque eran enormes) pero nos pidió que las moviéramos al vagón 8 donde tenían como una especie de lugar apartado que si bien no se usaba para guardar las valijas estorbarían menos ahí. Así que nos guió hasta ese lugar y tuvimos que atravesar 1 vagón con 2 valijas lo cual fue bastante molesto. Después de hacerlo nos pidió perdón como 4 veces, incluso una vez que pasó por el pasillo y nos vió sentados.

Una vez que llegamos a Tokyo y combinamos dos veces en tren llegamos a nuestro nuevo barrio en el que permaneceremos unos 14 días. Al llegar al hostel con Misu y Ale (Nacho tenía planeado llegar una hora tarde por su visita a Matsumoto) vimos una tarjeta en la puerta con las indicaciones para llegar a nuestra nueva habitación. La puerta exterior tiene una puerta automática que se abre por un código de 4 números y la habitación tiene otro código diferente de 6 números.

Al entrar a la habitación vimos que una de las 6 camas estaba siendo utilizada. En este hostel vamos a tener que compartir la habitación con 2 personas más así que es un garrón y es una de las razones por las cuales no estuve actualizando últimamente. Una vez que dejamos las valijas en la habitación salimos a buscar algo para comer en un conbini cercano y de paso esperamos a Nacho que viniera.

Finalmente nos encontramos con Nacho y llevamos comida al hostel, mientras comíamos Misu y Nacho tuvieron la “lamentable” experiencia de conocer a nuestro nuevo compañero al abrir la puerta de nuestra habitación, un australiano deprimido que comenzó presentándose con ellos como “Gary” y mostrándoles su pecho diciendo que había sido operado del corazón, que había perdido su trabajo (y después nos enteramos que se había separado de su pareja) y que por favor no hagamos ruido, que fuéramos como los japoneses que son muy callados. Tenemos muchas anécdotas de este australiano insoportable pero ya se las contaremos cuando nos veamos en persona, en resumen digamos que no puedo usar la notebook en la habitación, no porque me lo haya prohibido por las noches, sino porque es tan pesado que estoy seguro que algo me va a decir por hacer ruido con las teclas durante la noche.

Como avance del próximo día les digo que nos encontramos con dos amigos míos, Sebastian y Mariana, que están viviendo en Yokohama y que también nos volvimos a ver con Miki.

Les dejo un abrazo grande y ya actualizaré cuando pueda, también les dejo el link de las fotos del día (que no son muchas), les debo las fotos de la habitación y del hostel aunque no podemos tomar fotos con el australiano cerca.

30 abril 2012 Posted by | Osaka, Tokyo | 11 comentarios

Día 18 – Himeji

Hoy decidimos visitar el castillo de Himeji, para eso tuvimos que dejar las valijas en el hostel de Hiroshima, ir a Himeji (1 hora de viaje), volver a Hiroshima a buscar las valijas (1 hora de viaje) y finalmente tomar el shinkansen para Osaka donde tenemos la reserva del hostel de hoy (1 hora y media de viaje).

Eso no hubiera sido tan frustrante si no fuera porque  al llegar al castillo vimos que estaba completamente tapado por una reparación que están haciendo por lo cual no se podía observar al castillo en su plenitud. Nacho aún así decidió entrar y pagar 5 dólares, nosotros con Misu y Ale preferimos dar vueltas por la zona, pero realmente no encontramos nada interesante, puras tiendas de ropa y tiendas aburridas, lo más entretenido fue una veterinaria donde se podían ver los cachorros por la vidriera (y estaban como 1000 dólares cada uno, un choreo!!) así que al final partimos de regreso a Hiroshima a buscar las valijas con Nacho una vez que nos reencontramos.

Al llegar al hostel los que trabajaban en el hostel se rieron por el tamaño de las valijas e incluso dijeron que podríamos estar llevando a una persona adentro (en japonés entre ellos). Al salir también varios se sorprendían por el tamaño de las valijas, supongo que no están acostumbrados a ver valijas tan grandes.

No pasó mucho más en el día de hoy, tuvimos un largo viaje en shinkansen hasta Shin Osaka con las valijas, desde ahí un tren local hasta Osaka y fianlmente otro tren hasta Shin Imamiya donde tenemos el hostel Mikado (sin lugar a dudas el mejor de todos los que estuvimos y el más barato también!!!).

En el hostel volvimos a ver a un coreano que se sienta con su notebook en la esquina a jugar todo el  día (juro que lo vimos por la mañana y por la noche, siempre que bajamos está conectado jugando a un juego online y para colmo todavía sigue!!

Mañana estaremos viajando hasta Tokyo en un viaje de alrededor de 3 horas así que tampoco creo que tengamos muchas novedades, solo estrenaremos nuestro último hostel en el cual pensamos permanecer 16 días así que realmente esperamos que esté bueno.

Les dejo las pocas fotos que tomamos de Himeji y saludos a todos, mañana ya empieza la última etapa de nuestro viaje, que no será el último que haremos a Japón.

27 abril 2012 Posted by | Himeji | 13 comentarios

Día 17 – Hiroshima

En el día de hoy Nacho decidió ir a Iwakuni, donde había un puente bastante particular y una linda vista. Nosotros decidimos no ir porque el viaje era bastante largo y no parecía algo demasiado interesante por lo cual decidimos encontrarnos directamente a las 13 en el museo de Hiroshima.

Partimos con Ale y Misu, encontramos una tienda donde hacían unos jugos exprimidos de frutilla y nos pedimos uno, estaba bastante bueno.

Casi llegando decidimos comprar algo para almorzar, compramos unas hamburguesas y unos karaage de pollo rellenos con queso que son una delicia!!

Nos encontramos con Nacho y vimos muchos chicos de primaria y algunos de secundaria (pero de los primeros grados) que estaban de excursión por la escuela acompañados con maestros para visitar el parque de la paz y el museo de Hiroshima.

Los chicos eran muy respetuosos y no se cansaban de saludarnos diciéndonos “Haro!” (Hello). La primera vez nos pareció gracioso, a la décima vez (no miento) ya se pusieron muy pesados.

No voy a hablar mucho del museo porque realmente trata un tema muy difícil, sólo puedo decir que es como esperaba y realmente me hubiera gustado pasar más tiempo leyendo los relatos de la gente pero ya me había tomado mucho tiempo y estaba haciendo esperar a los demás que se me habían adelantado, espero poder volver quizás algún día y dedicarle un día entero (total cierran a las 16, bastante temprano).

El museo básicamente trata de muchos temas, desde la historia de Hiroshima, hasta las razones por las cuales EEUU utilizó la bomba nuclear y obviamente los relatos de los supervivientes, los cuales son desgarradores.

Es un museo muy completo con videos, muestras de objetos, biblioteca y todo se puede encontrar traducido al inglés (y algunas cosas incluso al castellano).

Después de salir del museo pasamos por un lugar llamado Exhibition Hall donde básicamente muestran más relatos de supervivientes y el listado de la gente fallecida.

Al salir de ahí estuvimos recorriendo un poco el parque, visitamos el Genbaku Dome (Un edificio que Japón decidió mantener intacto después de la bomba) y finalmente caminamos un poco para llegar al castillo de Hiroshima, aunque para cuando llegamos ya era tarde y había cerrado.

Por último decidimos volver por la galería techada de ayer para ver si encontrábamos algo interesante y nos encontramos con otro Book Off (tienda de cds, dvds, libros, etc. usados) donde todos entramos y compramos algo (Salvo Misu).

Nos encontramos con un camión enorme que era acosado por un montón de chicas, suponemos que era algún cantante o actor famoso, incluso una japonesa nos preguntó si lo conocíamos (porque le estábamos sacando fotos) y le dijimos que no y ella nos respondió que ella tampoco jajaja.

Por último llegamos al hostel, trajimos unos fideos con Misu que se suponía que eran spaghetti con salsa bolognesa pero lo que comimos definitivamente distaba bastante de un plato de fideos con salsa bolognesa. Por suerte MIsu ya se había comido una hamburguesa y yo había comprado una sopa de choclo por si acaso y esa sí estuvo buena.

Ale y Misu compraron una bebida con lima y alcohol que según ellos era una delicia, yo probé un poco y parecía rica, pero bueno, ya nos compraremos más en Tokyo cuando regresemos!!

Les dejo las fotos del día de hoy aunque las primeras 5 páginas tienen fotos del museo y algunas son bastante impactantes así que les recomiendo ver la última página que es de cuando salimos y anduvimos por la calle.

Mañana tenemos planeado ir a Himeji y después venir a buscar las valijas para partir hacia Osaka donde descansaremos un día y por último el Sábado viajaremos hacia Tokyo para pasar los últimos días de nuestro viaje. Realmente es increíble que ya haya pasado tanto tiempo, se nos pasó volando, igualmente todavía nos queda mucho por hacer y trataré de actualizar lo que vayamos haciendo en el blog.

Espero que tengan en cuenta que hay muchas cosas que pasan en el viaje y anécdotas que son imposibles de plasmar en un texto así que ya les contaremos todo lo que sucedió durante nuestro viaje una vez que regresemos.

Les dejo muchos saludos y ya nos veremos el próximo día!!

26 abril 2012 Posted by | Hiroshima | 15 comentarios

Dia 16 – Hiroshima

Hoy fuimos a Miyajima , no hay mucho que decir del viaje, ya nos acostumbramos a viajar en Japón y lo tomamos todo con bastante naturalidad. Llegamos al andén, tomamos el tren durante unos 20 minutos y cuando escuchamos por los parlantes que estábamos llegando a Miyajima-Guchi nos bajamos.

Caminamos unas cuadras, llegamos hasta el puerto y esperamos el ferry que nos llevaría hasta la isla de Miyajima. Después de 5 minutos llegó y nos subimos, el viaje en ferry no duró más de 15 minutos, de hecho se puede ver la isla desde la orilla así que no es una gran distancia.

Al bajar vimos nuevamente a nuestros amigos los ciervos y a unos aliens muy copados hechos de alambre (aunque estaban medio fuera de lugar en esa isla tan tradicional).

Estuvimos recorriendo unos negocios, Nacho se emocionó con unos abanicos de Ghibli y finalmente con Misu nos compramos una especie de… pescado frito relleno de queso y pulpo o algo así, era rico. Ale se había comprado unos fideos y Nacho una ensalada.

Nos sentamos a almorzar y de repente se acercaron dos ciervos a hacernos la vida imposible. Estuvieron hasta el último momento al lado nuestro metiendo sus hocicos en nuestras mochilas y buscando comida por todas partes. En un momento mientras Ale sostenía el taper de su comida con una mano y comía con la otra uno de los ciervos empezó a lamerle la tapa que estaba para abajo. Ale le restó importancia hasta que repentinamente el ciervo tiró con fuerza de la tapa (supongo que en una lamida) y le tiró los fideos al suelo. Ale terminó puteandolo pero lo perdonó porque le había parecido tierno jajaja.

Después de eso seguimos viendo tiendas y comprando boludeces para llevar de regreso, entramos al templo. Yo ya lo conocía así que mucho no me impactó, pero fue lindo volver porque realmente vale la pena el viaje, es un pequeño pueblo rodeado por el mar y con unas enormes montañas de fondo. Lo único que nos lamentamos fue que el famoso torii de Hiroshima estaba “en reparación“.

Finalmente acompañamos a Nacho subiendo unos metros por las montañas hasta el tele esférico ya que él quería subir hasta la cima. Nosotros lo consideramos pero realmente yo no tenía ganas de tener que pagar unos 11 dólares para subir hasta la cima, para colmo el día estaba muy nublado y anunciaban lluvia. Lo acompañamos hasta la parada y después nos separamos.

Con Ale y Misu bajamos y nos sentamos en un pequeño descanso techado. Mientras merendábamos se acercó otro ciervo, pero esta vez estábamos bien preparado. Ale le dió un par de pasas de uvas y el ciervo estuvo feliz aunque podría haber seguido comiendo toda la tarde.

Al bajar vimos el pagoda que habíamos visto desde lejos y decidimos partir porque ya se había largado a llover y no había mucho más para ver en Miyajima.

Regresamos al hostel y finalmente Nacho llegó una o dos horas después, cuando estábamos por salir a comprar comida viene Ale desde el piso de abajo donde está el comedor y nos dice: “Vengan que hay un japo que está cagándose de risa con nosotros y no entiende nada de inglés”

Bajé con Misu y vimos que había estado regalando cervezas, era un tipo grande que había venido a Hiroshima desde Okayama (la ciudad donde residía y trabajaba) a pedido de la empresa donde trabajaba. No entendimos demasiado lo que decía, sólo se dedicó a chupar vino y cerveza y nos regaló una lata de cerveza a cada uno, nos hablaba de boludeces pero se reía de todo (se notaba que ya estaba en pedo). Cuando nos terminamos la cerveza nos quiso regalar otra (que ya había comprado previamente) pero la rechazamos porque todavía ni siquiera habíamos comido. Aprovechamos el momento para despedirnos y salir a comprar comida.

Al volver con la comida vimos que todavía seguía en el comedor así que mientras nos sentamos a comer siguió hablando de cualquier cosa. Ale se sorprendió cuando le dijo que conocía Hokuto No Ken y le tiró un par de frases como “A TA TA TA TA TA” y algo como “Omae wa mou shindeiru”. También nos habló de Captain Tsubasa y nos dijo la frase “Boru wa tomodachi”, nosotros le dijimos que en español se decía “El balón es tu amigo”, trató de pronunciarlo y lo hizo bastante bien así que lo felicitamos!!

También se unió una japonesa que vivía en Hokkaido (al norte de Japón) y estaba de vacaciones o algo así, porque cuando le preguntamos cuando volvía nos respondió con un: “Cuando tenga ganas” jajajaja, ojalá pudieramos decir lo mismo.

Hubo varios momentos graciosos durante la charla con el japonés pero ya se lo contaremos a todos en persona cuando regresemos a Argentina.

Les dejo las fotos del día y muchos saludos!!

26 abril 2012 Posted by | Hiroshima | 4 comentarios

Día 15 – Osaka, Hiroshima

El día 15 Nacho se levantó temprano y decidió alquilar una bicicleta e ir hasta el castillo de Osaka y le dió una vuelta rodeándolo. Nosotros nos levantamos alrededor de las 11 con una mucama abriendo la puerta a lo que Ale le dijo algo como: “Yes, we go now” y empezamos a acomodarnos a las corridas.

Una vez que ordenamos todo desayunamos en el hostel y quisimos ir a reservar un boleto para el shinkansen para el viaje a Hiroshima ya que no lo habíamos hecho todavía pero no había una “Midori no Mado Guchi” como le llaman los japoneses, que básicamente es un lugar donde se compran y reservan los boletos de tren y shinkansen, así que decidimos reservarlos directamente en la estación de Shin-Osaka, desde donde parte el shinkansen hacia Hiroshima.

Después de desayunar regresó Nacho de su recorrida en bici y partimos hacia Shin-Osaka con nuestras valijas. Allí reservamos 3 pasajes para Hiroshima (porque Nacho ya había reservado el suyo con anterioridad) para un tren que partía en 50 minutos y por suerte no tuvimos problema para encontrar lugar.

El problema fue (y es) que en los shinkansen no hay donde dejar las valijas. Tiene para poner mochilas y equipaje pequeño arriba, pero no hay sitio para valijas. Nos costó mucho poder encontrar donde dejarlas porque además tenemos que encontrar en un mismo vagón 4 lugares para nuestras valijas a menos que viajemos en vagones separados. Por último decidimos dejarlas al final del vagón donde había un lugar detrás de los últimos asientos, aunque eso causaba que los últimos asientos no pudieran reclinarse del todo así que tampoco nos convenció demasiado, pero no tuvimos opción.

Una vez que llegamos a Hiroshima caminamos unas cuadras y llegamos a nuestro hostel. Fue un poco más caro que el Mikado en donde estabamos en Osaka pero tenemos un poco más de lugar e incluso un lavatorio y baño propio, aunque nos faltaría una duchita!! Dentro de todo es bastante cómodo y estamos satisfechos.

Una vez que terminamos de instalarnos en el hostel partimos para el centro y hacia el parque donde se encuentra el Monumento de la Paz de Hiroshima. Estuvimos viendo las calles, nos pareció una linda ciudad aunque realmente no nos llamó demasiado la atención, disfrutamos mucho más de otras ciudades del mismo estilo como Osaka o Tokyo. Lo único diferente es que en Hiroshima se manejan con tranvías además de colectivos y ni siquiera los usamos porque nos la pasamos caminando.

Mientras caminábamos me crucé con la sede de IBM en Hiroshima y me saqué una foto, juro que fue por pura casualidad. También vimos otro cartel muy gracioso que decía “Regalo Hotel” (Estos japoneses adoran las palabras extranjeras)

Llegamos a un “arcade” como le llaman los japoneses, que básicamente es una galería enorme y techada. Ahí encontramos una remera del Diego y también una tienda de Adidas donde Ale terminó comprándose la remera suplente de la selección japonesa a unos 100 dólares.

Al final de la galería llegamos a “Yellow Submarine” una tienda de anime, figuras y demases en la que yo había estado en el 2009 en mi viaje anterior.

Finalmente llegamos al parque de la paz de Hiroshima aunque no se puede ver demasiado en fotos ya  que era de noche y no salían muy bien, pero era un parque enorme y muy tranquilo donde había poca gente por la hora (de día es el sitio turístico más importante de la zona).

Por último decidimos volver y cenar en un restaurante similar al Yoshinoya, yo me pedí arroz con curry y los chicos diversas sopas que creo que ninguno supo que tenían. Solo Ale supo que la suya tenía pollo y queso aunque tampoco estaba muy seguro. También aprovecho esta oportunidad para contarles que en los restaurantes de Japón en vez de pan te dan agua gratis. Sí, podes no pedir bebida alguna y te dan agua “ilimitada” sin cargo extra. Algunos incluso te dan una taza de té gratis como aperitivo antes de la comida (que no tarda en llegar más de 5 minutos como mucho).

Al regresar al hostel nos tiramos a dormir y así terminó el primer día en Hiroshima.

Les dejo las fotos que tomó Misu porque olvidé llevar mi celular cuando salimos así que no tengo fotos de este día.

Saludos a todos y gracias por seguir el blog!!

25 abril 2012 Posted by | Hiroshima, Osaka | 7 comentarios