Mi viaje a Japón

Blog sobre mi experiencia en Japón

Día 20 – Yokohama

Voy a hacer un pequeño paréntesis para comentar un poco cómo es nuestro hostel actual.

Las camas son realmente duras, las almohadas son chicas y parecen rellenas de arroz o algo así, la de Ale venía con poco relleno y le resultó completamente incómoda, pero la mía venía completamente llena y era como una piedra, realmente me dolía el cuello al despertarme. Nos molestó tanto que decidimos comprar una almohada (se lo dije yo a Ale y me dijo que pensó lo mismo, cuando se lo comentamos a Misu él dijo que también había pensado en comprar una almohada y hasta Nacho confirmó que él también). El baño es grande y hay uno por piso. Hay una pequeña cocina pero hasta el momento fue suficiente. Hay varias duchas así que siempre que queremos bañarnos hay lugar sin problemas, pero no hay shampoo ni jabón (cuando en los demás hostels siempre hubo). El comedor compartido está bien, aunque hay solo 2 computadoras para utilizar por lo cual casi siempre está ocupado, aunque yo tengo la notebook así que por eso no me hago problema. También nos obligan a salir desde las 11 hasta las 16 porque tienen que “limpiar” y si te quedas te cobran 10 dólares cada 15 minutos (dudo que lo hagan, pero aseguran que sí).

En síntesis, el mayor problema del hostel es que tenemos que compartir con 2 personas más, pero también tiene otros problemas.

Este día habíamos quedado en encontrarnos con dos amigos míos (Sebastián y Mariana) en Yokohama alrededor de las 14 hs. como tuvimos que salir antes de las 11 por órdenes de nuestro nuevo hostel fuimos antes a Shinagawa a hacer un poco de tiempo. Lamentablemente no vimos nada raro, nos sorprendimos por una máquina automática que era simplemente un LCD touch y podías elegir tocando la pantalla la bebida que querías tomar (previamente habiendo insertado el dinero de la bebida) y después vimos oficinas por todas partes, pero al ser Domingo no había nadie por la calle, solo nos saludaron unos japoneses que estaban cruzando un puente y nos dijeron “Haro” (Hello). Después de perder algo de tiempo en Shinagawa decidimos seguir nuestro viaje hasta Yokohama donde nos encontramos con Sebas y Mariana.

Estuvimos recorriendo un poco una pequeña muestra de Nissan donde habían varios autos último modelo y algunos eléctricos que se planean para el futuro. Sebas nos habló de uno que se puede cargar mientras está en la casa y comparte la electricidad con la casa, cuando salis de la casa con el auto se corta la luz en la casa para ahorrar la energía y no desperdiciarla. Finalmente al volver a casa el auto transfiere la electricidad a la casa para que pueda volver a funcionar. En el museo se podían subir a los autos así que Nacho no se perdió la oportunidad y se subió a uno.

Después Sebastián y Mariana nos guiaron un poco por la ciudad que estaba llena de gente, vimos varios negocios de variedades, uno de ropa deportiva e incluso un acto en la calle donde estaba lleno de gente observando y lo unico que hacían era lo mismo que los que están en las esquinas en Buenos Aires, malabares con palos de fuego, pero para los japoneses era algo sorprendente realmente y todos gritaban sorprendidos. También vimos una trompa de elefante gigante al que aparentemente le estaban dando una manzana, o algo así.

Mientras caminábamos Sebas nos contó que en Yokohama se vende una bebida llamada “mate cha” con una propaganda bastante extraña (Básicamente dice que es para las personas que beben mucho, comen mucho y bailan mucho y que ayuda a bajar las calorías, ese es el estereotipo que tienen de los latinos). En teoría es una bebida hecha de mate, pero al final no nos atrevimos a probarla, quisimos probarla pero no volvimos caminando por el mismo lugar donde estaba la máquina que vende la bebida así que nos quedó pendiente probarla.

Con nuestro guía Sebas llegamos a un muelle de madera donde se podía apreciar bastante la vista y después decidimos ir hacia las canchas de Captain Tsubasa (Conocido en Argentina como “Los Super Campeones“) que habíamos conocido en el blog de nuestra amiga Miki. Mientras nos dirigíamos hacia las canchas vimos un parque con un montón de gladiolos que habían plantado hace poco, tuvimos suerte porque seguramente no durarán mucho florecidos.

Finalmente después de caminar un montón y hablar con Sebas y Mariana de su experiencia viviendo en Japón llegamos al famoso café de Tsubasa.

Las canchas eran medio una porquería y nos enteramos que salía unos 12 dólares por persona mas o menos para jugar 5 contra 5 así que realmente no valía la pena. Adentro del café había una remera supuestamente manchada con barro y gastada que fue utilizada en algún episodio del anime, aunque no recuerdo en qué parte. En fin, fue interesante pero tampoco era algo que valiera la pena demasiado, al menos podemos decir que estuvimos en el café.

Después de eso nos encontramos con Miki mientras Sebas fue a un cajero para devolvernos la plata que le habíamos enviado para que comprase las entradas para el recital de L’arc en ciel (que al final compramos por internet).

Finalmente nos separamos de Sebas y Mariana (ya les contaremos personalmente todo lo que hablamos con ellos) dejándoles una caja de doce alfajores “Cachafaz Mousse” y seguimos caminando un poco por la zona con Miki.

Pasamos por una tienda llena de artículos de Ghibli y otra de Shounen Jump donde vendían todo tipo de artículos de series como One Piece, Dragon Ball, Bleach y varias más. En frente de estos dos locales había un local llamado “Pokemon Center” aunque no fuimos (a nadie le interesa Pokemon).

Miki nos llevó a un cartel donde figuraban todos los restaurantes del “shopping” y decidimos ir a uno donde se servía comida tradicional japonesa ya que Ale quería probar el arroz frito (Chaw Fan, aunque en realidad es chino, pero bueno, es una receta adaptada a Japón).

No recuerdo exactamente qué comió cada uno, (yo pedí katsu carry, arroz con curry y cerdo rebozado) y pedimos un vaso de cerveza cada uno (excepto Nacho).

Estuvimos hablando con Miki sobre nuestro viaje por Japón, nos avisaron que podíamos pedir postre porque ya estaban cerrando y finalmente salimos y Miki nos invitó un café muy rico en una cafetería. El que servía el café hacía dibujos manualmente echándole leche al café y le quedaban muy bien!!! A mí me dibujó una pluma (Ale o Misu, no recuerdo quién, dijo que se parecía más a una flor). También nos causó gracia que al ser una cafetería italiana en el menú las bebidas alcohólicas estaban categorizadas como “Birra“.

Finalmente después del café partimos y Miki se ofreció para acompañarnos al día siguiente a Nikko (o a donde fuéramos, todavía no lo habíamos decidido del todo) y nos mandó un mail con el tren que podíamos tomar para encontrarnos y partir así que quedamos en encontrarnos en Ueno, una genia!!

Así que les dejo un link con las fotos de este día.

Por último al día siguiente fuimos a Nikko con nuestra amiga Miki, mañana si puedo lo actualizo, les dejo un abrazo grande!!

Anuncios

1 mayo 2012 Posted by | Yokohama | 10 comentarios