Mi viaje a Japón

Blog sobre mi experiencia en Japón

Día 27 – Odaiba

Hoy decidimos ir a Odaiba, una isla artificial con un montón de shoppings y tiendas muy interesantes y esta vez Nacho nos acompañó.

Para llegar tuvimos que tomarnos un tren hasta la estación de Shimbashi y desde allí tuvimos que tomar el Yurikamome (básicamente un monorail sin conductor que se maneja automáticamente).

Ya desde la estación de Shimbashi empezamos a ver publicidades de Gundam por todas partes así que ya temía lo que me esperaba cruzando el mar hasta la isla.

Después de llegar a la isla y bajarnos del Yurikamome descubrimos un cartel de Lawson de 100 yenes, con el cual nos tomamos una foto (aunque realmente no fuimos jajaja).

Estuvimos caminando la playa (artificial obviamente), la cual está rodeada por una red para evitar que entre basura a la parte donde se baña la gente.

Cuando terminamos de recorrer la playa llegamos a ver la estatua de la libertad (una réplica que no sé para qué construyeron en Odaiba).

Misu se preocupaba porque quería ver el Gundam gigante, mágicamente llegamos sin problemas ni mapa a verlo. Era bastante impresionante de cerca y muy detallado, tenía luces por todas partes aunque de día no se notaban tanto (Hay muchas fotos en el album del día así que si alguien quiere ver más fotos del Gundam puede verlas en el link al final del post). Al lado del Gundam gigante había una tienda llamada Gundam Front y un Gundam Café donde vendían un montón de merchandising de Gundam (de nuevo, en el link del final se pueden ver más cosas).

Nacho decidió visitar un museo de ciencia (llamado Miraikan) al que Ale y Misu no querían ir (y yo ya había visitado en el 2009) así que decidimos separarnos.

Estuvimos por la zona esperando una función de luces del Gundam gigante que se hizo alrededor de las 15, bastante entretenida.

Después de estar revisando las tiendas salimos y descubrimos un Oktoberfest… sí, otro Oktoberfest, parece ser que a los japoneses les gusta el Oktoberfest alemán y EN MAYO!!! No tiene mucho sentido… de todas maneras estuvo bueno, entramos y nos pedimos una cerveza roja (para no que estaba rica, aunque salió como 12 dólares, algo cara para lo que era realmente.

Cuando estábamos terminando la cerveza se vino una tormenta bastante fuerte así que decidimos entrar adentro de un shopping a hacer un poco de tiempo, aunque solo estuvimos unos 10 minutos y cuando salimos se había despejado por suerte así que pudimos seguir recorriendo.

Decidimos ir a un lugar que yo recordaba de haber pasado donde habían un montón de fichines así que empezamos a caminar hacia ahí. Mientras íbamos pasamos por una exposición de Toyota, aunque no nos detuvimos a ver los autos vimos un escenario donde se estaba realizando un extraño baile hawaiano y no había mucha gente mirando, suponemos que eran los familiares de las bailarinas nomás jajaja.

Finalmente luego de atravesar la exposición de Toyota llegamos al lugar llamado “Leisure Land”, básicamente un galpón enorme donde al entrar podías observar varias máquinas de “UFO Catcher“, otras de carreras (donde el vehículo se movía al girar una curva) e incluso mesas de pool y miles de juegos y fichines más.

Entre esos fichines encontramos uno llamado “Metal Gear Arcade” basado en la conocida saga de “Metal Gear” al cual Misu y Ale decidieron jugar. Básicamente el juego era un FPS donde tenías un personaje que podía ir destrabando mejores armas a medida que ibas haciendo misiones. El progreso se asigna a una tarjeta que se utiliza para jugar, sin esa tarjeta es como jugar sin juegos grabados y cada vez que jugas volves a empezar desde el principio. Al no tener esa tarjeta tuvimos que empezar desde el principio y jugaron como 3 misiones cooperativas con una sola ficha, fue bastante entretenido. Se podía poner en 2D o 3D (con anteojos), tenía incluso comandos de voz y todo, era muy completo realmente.

Mientras Ale y Misu jugaban al MGA fuí a echar un vistazo a los fichines y mi sorpresa fue grande cuando encontré uno que no tenía idea ni siquiera que existiera: “Winning Eleven 2012“, sí, el mismo de Playstation 3 / PC / Xbox 360 se podía jugar ahí, no solo venía con un joystick de PS3 para poder jugarle sino que eran 4 máquinas!! Lamentablemente no estaba Nacho con nosotros y a Misu no le interesaba demasiado así que desistimos de la idea de jugar (pero ya regresaremos algún día).

Después de terminar de jugar al MGA, Ale desafió a Misu a jugar una pelea del Virtua Fighter ya que la otra vez no habían podido, pero el destino quiso frustrarles nuevamente la partida ya que la máquina donde Misu puso la moneda tenía rota la palanca (incluso se podía sacar y se la quedó en la mano) así que Ale ganó por afano tranquilamente y Misu perdió 1 dólar al dope.

Después Misu decidió gastar otra moneda en el nuevo arcade de Persona, “Mayonaka Arena“, aunque de alguna forma puso una opción que le permitía hacer combos impresionantes simplemente presionando un botón y de esa manera llegó a la final y no solo eso, sino que lo pasó!! Un aplauso para él.

Al lado de Misu un japonés metió una tarjeta en un fichin y con eso podía elegir en la misma máquina unos 10 juegos diferentes, finalmente eligió un KOF, aunque no recuerdo cual, creo que el 2002, ni idea.

También vimos la mayor cantidad de fichines de Taiko No Tatsujin juntos en un solo local. Vimos un metegol en el que un equipo parecía Argentina!

Finalmente se hizo la hora y volvimos hasta el Gundam gigante para encontrarnos con Nacho.

Decidimos hacer un poco de tiempo hasta que empezara la “función” nocturna de luces del Gundam que era a las 19:30 así que entramos al shopping que estaba al lado. Ahí vimos una tienda donde se vendían miles de cosas de Disney y algunas de comics muy útiles, como por ejemplo, un papel higiénico de Spiderman con una inscripción del tema musical que pegaba justo para este producto, algo así como: “Aquí viene tu vecino amistoso el hombre araña” (a limpiarte el trasero supongo).

También se vendían un montón de figuras de Disney y estaban muy bien hechas.

Finalmente recorriendo la zona encontramos (de pura suerte) la única tienda oficial de Capcom en todo Japón. Aunque a decir verdad no tenía muchas cosas copadas, estaba repleta de merchandising del último Monster Hunter (al que nadie de nosotros jugó) y habían algunas pocas cosas de Street Fighter, algo de Phoenix Wright, Resident Evil, Megaman y Sengoku Basara.

Por último llegamos a ver el Gundam de noche con unas luces muy interesantes y un espectáculo de luces y animación muy interesante. El espectáculo nocturno básicamente se trató de un juego de luces del robot con toda una proyección gigante de escenas de Gundam en el edificio de atrás. Grabé un video que seguramente ya suba aunque ocupa como 600 MB así que no les recomiendo que lo bajen, después se los mostraré en el pendrive.

Para cerrar el día volvimos al hostel y Ale decidió cumplir una promesa que había hecho, probar una latita supuestamente que contenía una especie de “jugo” o “sopa” de choclo. No estaba fea, pero tenía un sabor medio plástico según él.

Les dejo un link con las fotos del día y gracias a todos por pasarse!! Veré si puedo ponerme al día lo antes posible.

9 mayo 2012 Posted by | Odaiba, Tokyo | 4 comentarios

Dia 11 – Odaiba y la bahía de Tokyo

Hoy me levanté como todos los días y vi que había salido el sol, así que decidí irme a Odaiba, una isla que los mismos japoneses fueron quienes diseñaron.

Pero antes de eso, debía pasar por Shibuya nuevamente a cambiar la remera de arquero de la  selección japonesa, que a pesar de haberme comprado un tamaño más grande que “Large” no me entraba.

Por suerte me entendierony me mostraron un vestidor (que estaba atras de una puerta en un lugar rarisimo que nunca hubiera visto), tuve que probarme dos y al final me lleve el tamaño más grande (“2XO”) que me entraba perfecto, por suerte porque más grande no había.

En fin, luego de esto me tomé la línea que tomo todos los días, Yamanote y me bajé en Shimbashi.

Una vez que llegué a la estación, tuve que tomar la línea Yurikamome, el cual mi libro dice que es un monorrail, pero para mí me pareció un tren común y corriente que va por una vía aérea, un monorrail normalmente se sostiene por arriba y no lleva rieles, pero bueno, dejando eso de lado, la curiosidad de este artefacto es que no tiene conductor.

Así es, leyeron bien, si ustedes van al primer vagón, tiene un vidrio enorme que se ve hacia adelante y si van al último vagón es similar.

También como curiosidad estos artefactos solo poseen 5 vagones (uno de la línea Yamanote posee al menos 11) y pasan con menos frecuencia que los trenes normales.

En fin, dejando de lado esos datos inútiles, el viaje fue muy tranquilo y pude ver una vista hermosa desde la ventana, incluso tomé varias fotos que pueden verlas en el album en la sección de Odaiba dentro de la carpeta Tokyo.

Pasé por la bahía de Tokyo y por suerte el día era bastante soleado, porque sino me hubiera muerto de frío mientras bajaba.

La isla es hermosa y es muy futurística, tiene un montón de rascacielos, puentes peatonales, shoppings y hasta parques de diversiones.

Realmente no sé si vive gente en la isla, supongo que muy poca porque solo vi edificios, hoteles y negocios por todos lados.

Apenas llegué me puse a caminar  y pasé por un puesto de policía que tenía un mapa así que me quedé mirando un rato y después vi que tenían las fotos de “los mas buscados” y me llamó la atención, cuando me estaba retirando sale un policía del puesto y me dice: “¿Ok?” como preguntándome si me pasaba algo jajajaja, por suerte le dije que sí y no insistió más.

Después de eso subi unas escaleras y entré al primer shopping que ví, llamado “Decks Tokyo Beach” nada fuera de lo común, agarré un folleto y me puse a echar un vistazo a los locales que no llamaron mi atención.

Al final del shopping se encontraba “Joypolis” un parque de diversiones auspiciado por “Sega“.

Eché un vistazo al parque y como no soy muy fanático de las atracciones (además de que habían colas infernales y no iba a perder todo el día  ahí) seguí camino, después del parque de diversiones encontré otro shopping pegado al anterior llamado “Aqua City Odaiba”.

Estuve revisando los locales y vi un local de “Travelex” donde pude cambiar casi todo lo que me quedaba en dólares a yenes (me reservé algunos dólares para la vuelta en el aeropuerto de Toronto), ya había cambiado dólares en el local de la misma empresa en la estación de Kyoto así que no hubo problemas e incluso le pude hablar en inglés (ellos te hablan en ingles directamente).

Una vez que cambié y me sentí más aliviado de tener más dinero para gastar encontré una máquina de tarjetas de teléfono (cosa no muy frecuente, sólo vi una en estos 11 días que estuve en Japón) y decidí comprar una de 30 dólares (recuerden, 10 dólares = 1 minuto, así que no era mucho), pero cuando pongo las monedas, dos billetes de 1000 yenes y apreto el botón no pasa nada. ¡Qué bajón!

Por suerte estaba sólo a unos pasos del centro de información, así que fui y les dije que la tarjeta no salía aunque había puesto el dinero, vino una mina lo reviso y me dijo que esperara un rato que ya venía.

Repentinamente cae la tarjeta, la agarro y le aviso que ya había salido, fue algo muy raro y no fue que me haya apresurado porque entre que aprete el botón y salió la tarjeta pasaron mínimo 5 minutos, creo que es un poco mucho jajajaja.

Dejando esa anécdota de lado, decidí ir al 5to y 6to piso donde habían locales de comida, estuve echando un vistazo por ahí y me decidí por un restaurante italiano llamado Pesce d’ oro o algo así nada más que porque vi que afuera tenía un menú en inglés, lo más divertido es que al entrar me dieron un menú que tenía solo 2 hojas y estaba completamente en japonés, así que elegi medio al azar un spaghetti que decía que tenía jamón jajajaja, el mozo me preguntó si quería el set y dije que sí, venía con una ensalada, una porción de algo parecido a un pan pero con forma de tarta, el plato de spaghetti y un café al azar, también me pedí un vaso de cerveza (muy buena por cierto).

El spaghetti estaba muy bueno, tenía jamón, salsa rosa y unas papas en una forma medio extraña, el set más la cerveza me costó alrededor de 16 dólares, bastante caro en Argentina, pero bastante bien acá en Japón. (Por si se preguntan, un combo normal de McDonalds esta alrededor de 7 dólares, sin agrandarlo ni pedirte una hamburguesa cuádruple de cuatro quesos).

Después de eso decidí salir del shopping y me encontré con esto, sí una réplica de la estatua de la libertad (que no es la única en Japón según leí hay otra en Osaka que no ví porque está en el barrio americano, al que no fui), le tomé un par de fotos y me quedé con las ganas de pedirle a alguien que me tomara fotos, pero no había nadie porque el día había empeorado bastante y estaba haciendo frío, además de que estaba nublado así que el único loco que había salido del shopping era yo jajajaja.

Después estuve caminando un buen rato por un parque y viendo el tren de la línea Yurikamome pasar por encima mío y de lejos, con el océano de fondo se veía muy bien por lo que me quedé tomándole un par de fotos cagado de frío.

Luego decidí entrar al Miraikan (el Museo Nacional de la Ciencia Emergente y la Innovación), el cuál es un museo científico que trata temas como el espacio exterior, la química, el ADN, la salud, la robótica, etc.

Llegué justo a tiempo para una demostración de ASIMO (llegué a las 13:55 y a las 14 empezaba), el robot de la empresa Honda, fue bastante entretenido, te mostraban como podía patear una pelota, moverse, saludar y correr como un humano.

El museo estuvo bastante interesante, tenía muchos artefactos interactivos que te enseñaban las diferentes áreas de la ciencia, desde el sistema solar, pasando por el ADN (había una máquina donde ponías la mano y te iba acercando la cámara en un zoom gigante hasta ver tu ADN, era re loco), la robótica y la salud.

Estaba lleno de pendejos porque al tener tantas cosas interactivas era ideal para que puedan aprender fácilmente.

Después les contaré en persona con más detalles el museo, para no seguir extendiéndome tanto, pero sólo les digo que era bastante interesante y al ser tan interactivo lo hacía más entretenido de lo normal.

Finalmente como todavía tenía algo de tiempo decidí investigar un poco más la zona y llegué hasta “Toyota Mega Web” y “Venus Fort” (Un shopping pensado sólo para la mujer al que por razones obvias no me interesó ingresar).

Al entrar a la exposición de Toyota encontré un montón de autos a los que te podías subir e investigar sus prestaciones, además de cosas locas y supuestamente futurísticas como el I-foot, aunque me gustaría que alguien me explique qué utilidad tiene subirte a una cosa que camina por vos y es tan enorme como “Pie Grande”.

En la exposición también se podían encontrar simuladores de manejo y todo tipo de artefactos interactivos (similares a los del museo de ciencia) que te mostraban diferentes aspectos de manejar.

Finalmente decidí volver porque ya era tarde y me tomé el Yurakimame hasta Shimbashi y desde alli la línea yamanote hasta Shinjuku donde me hospedo.

En síntesis la isla de Odaiba me pareció muy futurística, como sacada de un cuento de ciencia ficción, con todas las atracciones, el tren pasandole por encima, los puentes peatonales y los edificios locos (miren las fotos), realmente parecía un paisaje dibujado, muy increible y que disfruté mucho.

Les dejo un saludo a todos y gracias por pasarse por el blog, perdón por haberme extendido tanto jajajaja!! fue en compensación por ayer que escribí poco.

26 marzo 2009 Posted by | Odaiba | 15 comentarios