Mi viaje a Japón

Blog sobre mi experiencia en Japón

Día 32 – Minami Senju – Shinjuku – Akihabara

El día de hoy me separé de los chicos ya que ellos pensaban irse en un viaje de unas 3 horas hasta un parque de diversiones muy conocido de Tokyo llamado “Fuji Q High Land” (vean el link si quieren ver las atracciones que hay). Personalmente no me fascinan los parques de diversiones y menos si hay que hacer un viaje tan largo así que decidí hacer mi propio recorrido por Tokyo por algunos sitios que todavía no había visitado. Si quieren saber más de esto tendrán que preguntarle a los chicos por detalles de cada atracción.

Con respecto a mi día, comencé recorriendo un poco la zona del hostel porque siempre dijimos que es medio “triste” que no hayamos nunca conocido nuestro barrio en el que se supone que habían templos.

Del barrio donde está ubicado nuestro hostel (llamado Minami Senju) sólo podemos decir que es un barrio bastante humilde, se ven borrachos de vez en cuando y hasta vagabundos (uno nos paró en 2 días diferentes diciéndonos “Moni, moni”, obviamente haciendo referencia a la palabra inglesa ‘Money’ que significa dinero) pero que nadie se mete con vos porque hasta los vagabundos son respetuosos acá así que no hay inseguridad ni mucho menos. También se ven muchas personas mayores y pocos jóvenes.

Del hostel no voy a decir mucho más que lo que dije la otra vez, básicamente es una porquería tener que compartir la habitación con 2 personas más, para colmo el australiano este de m… no se fue nunca, es increíble pensar que se quedó todo el mismo tiempo que nosotros y más. Por culpa de esto nadie puede hacer nada en la habitación durante la noche y yo tengo que venirme al comedor compartido donde siempre es bastante ruidoso. Definitivamente para nuestro regreso a Japón no volveremos a este hostel ni locos.

Volviendo a lo que hice en el día de hoy, al salir decidí sacar una bolsa con basura que tenía (cajas de figuras que había comprado) para no tirarlas en el tacho del hostel porque era muy obvio que era nuestro y no quiero tener más quilombos con el flaco que a Misu ya lo cagó a pedos por tirar mal la basura (ya ampliaremos más detalles de todo esto en persona).

Estuve caminando unas cuadras para el otro lado de la estación de Minami Senju, a donde nunca fuimos. Ahí descubrí una tienda de sake que nos había recomendado Tacho para ir, aunque no vamos a entender nada porque está en japonés, esperamos no llevar un sake que sea un asco.

También ví un Lawson de 100 (yenes) que nos hubiera resultado útil más de una vez, aunque ahora ya es medio tarde para darle un buen uso.

Finalmente y después de caminar unas 10 cuadras llegué al primer templo (aún con la bolsa de basura en la mano, no había podido encontrar un tacho todavía).

Muy lindo el templo sobretodo para estar en medio de la ciudad, al parecer era un templo para la fertilidad o algo así porque las tabletas de “pedidos” que se le hacían tenían la imagen  de una madre con un bebé. También tenía un pequeño estanque con algunos koi o carpas, pensar que en Argentina son raros y acá se ven por todas partes. Justo cuando entraba venía un conglomerado de jubilados con un guía que les explicaba todo acerca del templo, aunque yo realmente no entendí nada.

Al salir del templo decidí volver para atrás porque había visto un tacho de la vereda de en frente, justo antes pasé por el Lawson de 100 y ví que había un tacho pero la “boca” no era lo suficientemente grande para meter la basura, además habían unos viejos en la puerta y no daba tratar de aplastar la basura frente a ellos.

Finalmente después de volverme unas 8 o 9 cuadras y ya temiendo que iba a tener que dejar la basura en un “locker” (que valen alrededor de 3 dólares para guardar algo por todo el día) me encontré con el tacho que había visto desde en frente a la ida. No era un tacho para cualquier tipo de basura (encontrar uno de esos es como ganarse el premio mayor de una lotería), sino que parecía que solo era para latitas y botellas de plástico, pero como ya estaba harto de llevar la basura por todos lados la dejé ahí haciéndome el dolobu y listo. Que se jodan estos japoneses por no tener tachos para todo en la calle!!

Como anécdota de esto el otro día cuando recorrimos los jardines imperiales justo al lado había un pequeño parque que tenía unas reglas que la gente debía seguir y en una de esas decía que por favor llevaran la basura hasta su casa, acá la basura se trata de manera muy delicada y Sebas nos dijo que incluso si tenes que tirar algo muy grande (como un colchón o un aparato eléctrico) tenes que pagar para que lo recojan, por eso mucha gente directamente empeña las cosas viejas en vez de tirarlas.

Una vez que me deshice de la basura y ya estando más liviano estuve recorriendo un poco la zona de los alrededores, busqué otro templo que se suponía que estaba a unas cuadras pero cuando llegué solo habían yuyos y una estructura de piedra pero gastada, no se entendía muy bien que era pero había sido abandonado hace tiempo ya.

Cuando ví que no iba a encontrar mucho más por la zona ya que no es una zona turística y es más residencial que otra cosa decidí tomarme el tren hasta Shinjuku para visitar el Yodobashi Camera de la estación. Creo que ya lo expliqué antes, pero básicamente es un edificio con varios pisos y en el que cada piso venden algo diferente (y a buenos precios generalmente), como computadoras, celulares, electrodomésticos, videojuegos, etc.

Al llegar a la estación decidí salir por el lado Oeste ya que las veces que fuimos a Shinjuku siempre salimos por el lado Este. De paso pensé en visitar la sede del gobierno de Tokyo que Sebas me había dicho que se puede subir a dos observatorios que tiene y son gratis!!!

Estuve revisando un poco las tiendas de Yodobashi, compré algunas boludeces y después almorcé en un Mc Donald’s y de ahí decidí irme hasta la sede del gobierno.

No hay mucho que decir del aspecto, solo que es dos edificios enormes (según wikipedia de 48 pisos aunque el observatorio está en el piso 45) rodeado de un “patio” con estatuas y plantas por todas partes.

Empecé visitando el Observatorio Norte, arriba había unas tiendas de souvenirs (justo habían unas maquinitas de una figura haciendo dogeza, no sé quien puede querer algo así) y lamentablemente algo que pensé que no vería y de lo que me libraría el día de hoy estuvo ahí, en el lugar más extraño posible. (Sí, me refiero a GUNPLAS, malísimo, no entiendo que hacían en el piso 45 de un edificio turístico, estaban re colgados y habían como 40 cajitas de diferentes grados).

Al bajar encontré una oficina turística repleta de folletos de diferentes regiones de Japón, hubiera estado bueno saber de esta oficina antes de hacer el viaje para llevarnos folletos de todas las regiones, bueno, será para la próxima en todo caso.

Finalmente subí al observatorio sur y también saqué un montón de fotos. Me sorprendió que el ascensor (ambos) subía 45 pisos en 55 segundos, se me taparon los oídos en ambos, era bastante impresionante.

Al volver a bajar en la oficina turística encontré fotos de gente que había pasado y me llamó la atención uno que había firmado con un “Gracias Totales“, seguramente era argentino.

Cuando salía decidí pasarme por un parque enorme que estaba una cuadra más adelante. El parque era bastante grande, pero estaba repleto de vagabundos que lo usaban para dormir así que no era muy agradable jajaja, pero bueno, como dije antes ellos no se meten con nadie así que no joden. También había una catarata muy linda aunque no pude sacarle una buena foto porque había un loco bailando en frente y gritando como Michael Jackson (no miento, pueden verlo de espaldas en la foto).

Finalmente decidí salir de Shinjuku y hacerme una pasada por mi querido Akihabara. Al llegar decidí irme por otro camino, tal como hice en Shinjuku, aunque no encontré nada muy interesante, solo un cartel gracioso en un bar que decía cómo pedir una cerveza en varios idiomas.

En Akihabara entré a un edificio llamado “Don Quijote” (sí, no miento) es de una cadena muy conocida en Japón y a la cual ya habíamos entrado en Shibuya. Básicamente es similar a Yodobashi Camera pero con más cosas bizarras, como incluso un mini supermercado, cosméticos, ropa y algunos electrodomésticos en un edificio muy pequeño, es muy difícil encontrar algo porque está todo cerca de todo y en un espacio muy reducido.

Ahí vi cosas muy baratas como una Coca de 2 litros a 198 yenes, o sea unos 2 dólares (cuando normalmente por la calle te venden la coca de 500 ml a 150 yenes), un vino de Barcelona (no sé qué hacía ahí), peluches de Ghibli más baratos que lo que estaban en el museo y miles de cosas más.

Por la noche decidí comerme un “Doria” que venden en los conbini, es una delicia!! Básicamente el Doria es un plato de arroz con una salsa blanca, queso y huevo. También a veces me pido un “Gratin” que es lo mismo pero en vez de arroz viene con fideos.

Bueno les dejo las fotos del día de hoy. El día siguiente fuimos al concierto de L’arc En Ciel, pero de eso ya hablaré mañana, solo diré que estuvo excelente realmente inolvidable.

Anuncios

13 mayo 2012 Posted by | Sin categoría | 5 comentarios